CRONICA DEL CAMBIO DE PARADIGMA – CAPITULO SEGUNDO

NACIMIENTO E INFANCIA DEL PARADIGMA DE ACUARIO

Un paradigma es un concepto que fija los límites de aquello que creemos posible y que, a través de la cultura y tradición, determina nuestro modo de interpretar o vivenciar lo que registramos con nuestros sentidos. Nos encontramos precisamente ahora en medio del más dramático cambio de paradigmas en la historia de la humanidad. Estamos en el comienzo de la era de Acuario, que durará más de 2000 años y tiene un período de transición de algunos cientos de años para reemplazar el antiguo paradigma y establecerse en forma definitiva en todas las áreas.

Ningún proceso natural se desarrolla linealmente ni con pareja velocidad o aceleración. A similitud de lo que ocurre con otros procesos naturales el nuevo paradigma se desarrolla cíclicamente por ondas u olas rítmicas. Para ilustrar este proceso acudiré a una similitud. Imaginemos que nos encontramos al borde del mar, en una playa, un tranquilo y hermoso día, mientras sube la marea. Vemos como una ola moja la arena de la playa para después retirarse. Inmediatamente después le sigue una nueva ola que llega un poco más lejos, para también retirarse. La siguiente ola llega un poco más lejos todavía, y al retirarse se queda más arriba que la anterior. De este modo, la línea de la marea irá avanzando lentamente hasta alcanzar lo más alto de la playa.

Pero las olas no solo tienen distintos tamaños y duración. También varían de forma, y con su único y diferente diseño fractal, cada ola cubre durante su avance diferentes partes de la playa, a diversas alturas. Esto equivale al hecho de que un nuevo paradigma avanza más rápidamente en algunas áreas que en otras, más dentro de ciertas categorías profesionales o sociales que en otras, y en ciertos países más que en otros. Cada tanto sucede que una ola avanza menos que su predecesora, y retorna más rápidamente. También sucede de vez en cuando que una ola extra grande alcanza mucho más lejos que las anteriores y las que siguen, mojando la arena seca más arriba y dilatandose antes de retirarse. El resultado es, de todos modos, que el agua llega a cubrir cada vez más de la playa, hasta que la marea llegue a su máximo nivel.

Mi análisis histórico del desarrollo social, político y técnico desde la mitad del siglo 18, pone en evidencia que a partir de entonces el Paradigma de Acuario ha avanzado en oleadas, cada una de unos diez años de duración. Después de cada oleada viene indefectiblemente una reacción o retroceso durante la próxima década, equivaliendo a la fase en el proceso de la marea en la cual las olas se retiran antes de la próxima ola más grande.

El paradigma de Acuario tiene dos aspectos diferentes. Uno es de carácter social, basado en el principio de igualdad. Este aspecto se manifiesta entre otro a través de la democracia, la seguridad social y la ayuda a países en desarrollo. El otro aspecto se manifiesta típicamente en innovaciones en general y particularmente en las áreas de electricidad y electrónica.

La primera oleada notable del Paradigma de Acuario se manifestó en la década de 1770 con la rebelión contra el poder colonial de Inglaterra en América y la declaración de independencia de Estados Unidos. Esta ola aparentemente duró casi dos décadas para incluir la revolución francesa en 1789. Pero después llegó la reacción, durante la cual se retiró el agua de la marea. En Europa Napoleón asumó poder dictatorial y se coronó emperador, emprendiendo la conquista de tantos países como le fuera posible. Un desarrollo, por lo tanto, totalmente opuesto a la revolución popular que lo había llevado al poder. En los Estados Unidos los estados esclavistas del sur adquirieron una posición de predominancia, y los autores de la independencia americana, con sus ideas acuarianas pasaron a segundo plano durante un tiempo.

Luego, el desarrollo prosiguió en olas de más o menos una década cada una. Durante las avanzadas se abolió la esclavitud, se consolidó la democracia, se instituyó el derecho universal al sufragio, primero para los hombre y después también para las mujeres, y un sistema impositivo se desarrollo para la distribución de los ingresos, la introducción de la educación escolar para todos, asistencia médica, ayuda social y otros beneficios. Además surgió la idea de la colaboración internacional a través de diferentes organizaciones multinacionales. Más adelante se introdujo la ayuda a países en desarrollo, no solo bilateral sino con coordinación global via instituciones como las Naciones Unidas con sus diferentes agencias.

Suecia fue un país pionero en lo que a igualdad, democracia y política social se refiere. Su moderna prosperidad, además, se basa en inovaciones en alta tecnología. Así que no sorprende que ha sido tradicionalmente considerada por la astrología como un país marcado por el signo de Acuario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *