REINVENTANDO LA ARGENTINA CONFORME AL NUEVO PARADIGMA 2:a parte

Estimados lectores:

Aquí sigue, como prometido, la segunda parte de mis SUGERENCIAS CONCRETAS Y URGENTES PARA EL PRESIDENTE NESTOR KIRCHNER, presentado en la Casa Rosada en Agosto de 2004, sin ni una sola palabra de reconocimiento, nunca.

Esto fue lo que escribí en 2004:
“PARA QUE LA HUMANIDAD SOBREVIVA A LARGO PLAZO CON SALUD hace falta una revolución de la agricultura. Sin embargo, la dirección que los medios de comunicación han favorecido últimamente es erronea y muy peligrosa. Está instigada por poderosos intereses creados de las multinacionales industrias petroquímicas, farmacéuticas-cosméticas y alimenticias todas estrechamente liadas entre ellas. Estas empresas tienen la ambición de no sólo enriquecerse a costa de los países en desarrollo, sino de establecer un control mundial absoluto sobre la producción de alimentos, medicamentos, energía etc. De hecho, la manipulación genética NO es el camino, ni para evitar el hambre en el mundo, ni para solucionar problemas de salud. Todo lo contrario, la ingeniería genética constituye un gran peligro para el futuro de la humanidad y toda vida en el planeta. Nadie puede prever las consecuencias de una manipulación de los genes, pero sí: se puede constatar que los riesgos para que resulten catastróficos e irreversibles son enormes.

Ahora mismo, en este campo, existe una oportunidad singular para asumir una posición de liderazgo mundial a lo largo de las próximas décadas. El factor culminante es no caer en la trampa de complacer a Estados Unidos, ni mucho menos intentar imitarlos. En Europa, la gente ya está consciente de los peligros de la agricultura manipulada genéticamente, y la mayoría de los consumidores europeos elegirán productos naturales, si se les ofrece la elección, aunque tengan que pagar más por ellos. Lo mismo ocurrirá con toda probabilidad en Asia. Es cuestión de seguir educando a los consumidores, y de hacer resaltar la calidad superior, natural y saludable, de los productos argentinos. Una agricultura orgánica y biodinámica es la única sostenible a largo plazo sin efectos nefastos sobre la salud de humanos y ganado.

La Argentina todavía posee algunos de los requísitos más importantes para prestar competencia decisiva con productos naturales y saludables a la malsana agricultura química y artificial de los países desarrollados. Tendrá todos los agricultores del mundo de su lado, una vez que se den cuenta de lo que está en juego: Empresas como Monsanto proponen crear un monopolio mundial, obligando a todos los agricultores a comprar cada año nuevas semillas, ya que las especies que venden son intencionada-mente estériles, lo que reducirá la biodiversidad a unas pocas variedades artificiales producidas por las empresas globales y reducen a los tradicionalmente autónomos agricultores a siervos de las multinacionales. NO lo que los argentinos quieren.

Al contrario de la opinión convencional del paradigma materialista, tan corta de previsión, la agricultura necesita VOLVER A CONDICIONES NATURALES PARA poder rendir productos de CALIDAD A LARGO PLAZO, lo que a su vez es una condición para una buena salud de los seres humanos. Hay que discontinuar inmediatamente todo uso de insecticidas, herbicidas y fertilizantes tóxicos, y volver a usar abono orgánico y métodos naturales para controlar insectos y hierbajos. No es que falten estos métodos, ni que sean ineficaces; la única razón por su escaso uso es ignorancia, promovida por la indústria multinacional que ha llegado a dominar la agricultura con falsas e interesadas referencias “científicas”. En las últimas décadas, la agricultura orgánica y biodinámica ha podido demostrar que puede ser más eficaz que la agricultura química, y que sus productos son muy superiores, tanto en sabor como en calidad nutritiva, a los de la agricultura industrial. En Findhorn en Escocia hace ya 30 años que se demostró el poder y el potencial sorprendente de la agricultura biodinámica. Además, la agricultura química está empobreciendo y enfermando la tierra de manera desastrosa a largo plazo.

LA EDUCACION es sin duda el sector más importante de todos para el feliz desarrollo de un país, porque forma LA BASE DEL FUTURO. Cualquier población que carece de una buena educación, está condenada a sufrir pobreza, mala salud, inseguridad social y miseria general. El hecho que la educación existente en cada momento determina directamente las condiciones de sustento de toda una generación de la población (es decir tendrá determinantes efectos futuros que persistirán durante medio siglo o más) la convierte en la primerísima prioridad de cada mandatario nacional con un mínimo de inteligencia, visión y responsabilidad.

Sin embargo, el nuevo paradigma además exige una EDUCACION TRANSFORMADA, una educación holística que no hace memorizar hechos y verdades aislados del pasado, sino enseña como buscar, manejar, combinar e integrar con creatividad y responsabilidad todos los aspectos de la información del futuro. La nueva educación no termina nunca, sino sigue evolucionando de por vida. Además dependerá mucho menos que la enseñanza tradicional, de la presencia física en ciertos lugares y en horarios predeterminados, tanto de los profesores como de los alumnos. Para lograr este reto hará falta un cambio radical de visión, una expansión de los objetos de la educación, y una transformación tanto de su contenido como de su manera de suministro. La clave para un futuro expansivo, pudiente y opulento para un país – todavía más que conocimientos y habilidad – es INNOVACION Y CREATIVIDAD, algo que nunca se ha enseñado en las instituciones tradicionales, más bien lo contrario.

Entre lo más importante para un futuro expansivo y a la vez sustentable, es el ACCESO A ENERGÍA BARATA, ABUNDANTE Y RENOVABLE. Debido a que se ha permitido que intereses particulares determinen la política energética del mundo durante más de un siglo atrás, las tecnologías para producir energía limpia, barata y renovable, que existen desde hace mucho tiempo, han sido suprimidos, porque introducirlas hubiera acabado con los beneficios establecidos de la industria petrolífera. Ahora ha llegado el tiempo de lanzar los varios métodos ya probados para producir energía limpia y renovable. La dependencia del petroleo no sólo causa graves trastornos económicos a nivel global, provocando además guerras, muerte y destrucción, sino el medio-ambiente del planeta ya no aguanta más polución de combustibles fósiles.

El país que ahora asume una posición de liderazgo en el campo de energía renovable, tendrá una enorme ventaja a todos los países que, por obvias razones, demoran esta transición inevitable. La Argentina tiene, por sus características, aquí una oportunidad fantástica de jugar un papel de vanguardia en materia de energías del futuro. Tanto el sol, como el agua, como el calor de la tierra, como los vientos, podrán jugar un papel importante en esta tarea. Sin embargo, lo más prometedor de todo podría ser una nueva tecnología para extraer energía illimitada del campo magnético de la tierra, o incluso del llamado “Zero Point Field”. Son tecnologías tope que hasta ahora han sido efectivamente suprimidas, tanto por intereses creados como por motivos militares-estratégicos, pero que ya no se podrán suprimir más. Debido a esta supresión generalizada en otros países, es probable que será fácil atraer a los mejores científicos en la materia, para que desenvuelvan su trabajo en la Argentina dando así al país una ventaja gigantesca.”

Si en aquel momento clave los Kirchner hubieran hecho caso a por lo menos algunos aspectos de mis propuestas, no sólo la Argentina sino el mundo entero podría haber lucido hoy un perfil diferente, y bastante más esperanzado, cara al futuro.

En mi próximo blog tendrán la última parte de mis sugerencias para un proyecto de estado de la Argentina conforme al paradigma emergente.

¡Espero sus comentarios!

Hasta la próxima

Dr. Jens

CRONICA DEL CAMBIO DE PARADIGMA – CAPITULO CUARTO Democracia, electricidad y conexión

En previos capítulos aclaré lo que es un paradigma, y señalé que estamos ahora viviendo el mayor cambio de paradigma nunca.

Para comprender lo qué significa el nuevo paradigma hay que ampliar la perspectiva más allá de la visión materialista que nos enseñó la ciencia moderna. Los avances del último siglo dentro de la física, biología y psicología nos ayudan, al igual que la astrología, por sorprendente que eso parezca.

Todos somos testigos de que la astrología se ha convertido, durante las ultimas cuatro décadas, en tema popular de estudio y conversación, y esto luego de haber sido desechada como tonta superstición medieval. Aunque a nivel popular haya sido usurpada por practicantes poco serios, la astrología es una ciencia empírica muy antigua. Incluso es posible que sea más antigua que toda la historia conocida de la humanidad. Es interdisciplinaria y basada en la resonancia entre ondas o campos de energía cargados de información electromagnéticamente codificada. Para siquiera comenzar a comprender cuan cierta es la astrología y de qué es capaz, se requieren muchos años de estudios intensivos.

Aquellos que en base a prejuicios creen que la astrología sólo es una superstición primitiva, no la han nunca estudiado y no saben sobre qué están opinando. Luego de 40 años de trabajo con la astrología, vaticino que la astrología se convertirá en la superciencia del nuevo paradigma. Con ayuda de la informática, será capaz de aportar a todas las otras ciencias, y a todo conocimiento humano, una nueva y más profunda comprensión, además de una percepción ampliada del universo y de nosotros mismos.

Al contrario de lo que la mayoría da por sentado, mi análisis indica que el ahora incipiente paradigma holístico tuvo su primera importante expresión ya durante la segunda mitad del siglo 18, con la declaración de la independencia de los Estados Unidos en 1776 y la revolución francesa en 1789. Esas dos dramáticas expresiones de un nuevo pensamiento tuvieron lugar contemporáneamente a que, gracias a un nuevo y poderoso telescopio, fuera descubierto en el año 1781 el planeta Urano, gobernante astrológico del signo de Acuario.

La declaración de la independencia de los Estados Unidos de América constituyó una rebelión contra la monarquía inglesa y su política colonial. Con ella se introdujeron ideales tales como la igualdad, liberación de la esclavitud, democracia y solidaridad entre los individuos, las clases sociales y las naciones, que son típicos ideales de Acuario.

Sin embargo, el signo de Acuario nos ofrece otro “ramal”, junto con la política-social. Se trata de otra realidad invisible que se manifiesta a través de la innovación científica y tecnológica, sobre todo con relación a la energía eléctrica y la tecnología electrónica.

Por lo tanto no fue una mera casualidad que Benjamín Franklin, uno de los autores de la declaración de la independencia americana y de la primera constitución de los EE UU, fuera también quien inventó el pararrayos, así expresando una temprana comprensión de los fenómenos eléctricos naturales. Y menor casualidad aún fue que él hubiera nacido con una fuerte influencia del signo de Acuario en su horóscopo. O que la Declaración de la Independencia de los EE UU se firmara precisamente cuando la Luna se encontraba en el signo de Acuario en mitad del cielo.

Intentando buscar un denominador común para lo que es característico del signo de Acuario y su planeta Urano, hallamos el principio de comunicación e intercambio de información entre diferentes unidades separadas en el espacio, con ayuda de ondas invisibles de energía. Típicos ejemplos de esto son, entre otros, el teléfono, la radio, la televisión, internet y – ¡la telepatía!

También son expresiones de los principios de Acuario las rápidas comunicaciones apoyadas en la tecnología moderna – tales como trenes, automóviles, aviones, y naves espaciales. Y lo son del mismo modo el intercambio de energía e información dentro de nuestros cuerpos, en parte por los llamados meridianos de acupuntura y en parte por los fotones de luz que emiten las células.

Por lo tanto la medicina holística, y particularmente la denominada medicina energética, es una de las importantes expresiónes del Paradigma de Acuario.

Otra consiste en comprender la importancia de los ecosistemas naturales para toda vida, incluyendo la vida humana, lo que a dado lugar a la nueva ciencia muy acuariana llamada ecología.

Para terminar este capítulo de mi Crónica del cambio del paradigma, quiero hacer una advertencia a mis lectores. Actualmente está desenvolviendose a nivel global una lucha decisiva entre por un lado los representantes del viejo paradigma, y por el otro los que representan el nuevo paradigma entrante, el que yo llamo el Paradigma Acuariano.

El viejo paradigma lucha en favor de estructuras jerárquicas, monárquicas o autocráticas, donde un pequeño grupo privilegiado – tal vez el 1 % de la población – controla los medios de producción y el capital, mientras el resto son empleados salariados sin poder o influencia real. Poco más que esclavos. Si bien algunos pueden permitirse cierta limitada libertad de movimiento, de hecho la gran mayoría se encuentran en una esclavitud deudora muy real. Esto es cada vez más el caso en EE UU, ahora fuertemente acentuado por la crisis financiera.

No se dejen engañar por las etiquetas de democracia y las campañas electorales. Está todo hábilmente manipulado y controlado por el capital, o sea por el poder oculto detrás de las instituciones, que está en manos de los propietarios de los grandes bancos y de las grandes corporaciones multinacionales, tipo petroleras y farmacéuticas.

Todavía casi todos los puestos de poder real en el mundo entero están ocupados por representantes del viejo paradigma, y están utilizando su poder para permanecer al mando. La razón es que la gran mayoría de la humanidad se deja llevar por dinero. Así que dinero da poder. Así surge una sociedad corrupta hasta los huesos.

Los poderosos del viejo paradigma controlan casi todos los medios tradicionales de comunicación a base de dinero. A consecuencia de esto, la gente común que todavía depende de estos medios para su información y sus opiniones, están como mínimo distraidos para que no se enteren, o están mal informados, o directamente engañados.

Si bien las nuevas ideas del Paradigma Acuariano han registrado espectaculares victorias durante los últimos dos siglos, no hay que dejarse engañar por apariencias. Los poderosos han sabido disimular su oposición, cuando no han podido vencer abiertamente al enemigo. A consecuencia, lo que hoy pasa por democracia, por ejemplo, es algo muy lejos de la idea original de la democracia, y está habilmente manipulado por el poder real oculto para sus fines.

Un ejemplo que sólo toca la superficie nos da las recientes elecciones en México. Las autoridades declararon con orgullo que esta vez la participación fue casi un récord al 63.14 % de los que tienen derecho a votar. El nuevo presidente obtuvo un 38% de los votos, o sea a penas apoyo del 24% de la población con derecho a votar. Eso es menos de un cuarto, y con esto fue elegido presidente por 5 años. Y, si luego miramos con lupa los votos depositados, vamos seguramente a encontrar que un buen porcentaje fueron directamente comprados con coimas o favores a gente pobre que hacen cualquier cosa por un bocadillo. Sin entrar en la posibilidad de otros fraudes, como hacer desaparecer votos del opositor etc.

Como vemos, el grado de verdadera democracia es bastante bajo. Si vamos a EE UU, la cosa es muy parecida. Las elecciones presidenciales suelen animar tan sólo alrededor del 50% de la gente con derecho a votar. Para gente de otros países esto es un hecho sorprendente, sobre todo considerando el tremendo circo mediático de las campañas, las nominaciones etc. durante dos años antes de la elección.

En el caso de George W. Bush, “ganó” con una fracción de un porciento gracias a un cuento de votos fraudulento, lo que significa que a penas un 25% de los americanos con derecho a votar, votaron a favor de él. Y con esto le dieron el poder a lanzar unas cuantas guerras, destruyendo varios países y matando a millones de hombres, mujeres y niños inocentes que no tenían nada que ver con EE UU y no tuvieron derecho a votar. – ¿Democracia?

Ahora bien, habiendo expuesto lo frágil que es esta democracia incluso si hubiera realmente habido una alternativa, estoy convencido de que el resultado final hubiera sido el mismo sin importar quien ganase. No son los presidentes quienes definen la política de EE UU, ni el congreso, sino los poderes financieros detrás del escenario. Así que la democracia es casi nula. No es más que un show para la galería.

La manera de establecer una democracia real, conforme al nuevo Paradigma Acuariano, o por lo menos la mejor democracia posible, es a través de la decentralización, y también a través de consultas frecuentes via Internet o televisión interactiva.

Esto es lo opuesto a los planes actuales de los “globalistas” de crear un gobierno global. Si bien la solución acuariana coincide en la idea de un mundo sin fronteras, será sin poder central. Al contrario, será a base de comunidades locales autónomas con poder para autogobernarse sin interferencia desde “arriba”. Lo nuevo es que lo harán en íntima colaboración entre todos ellos, y con intercambio libre y constante de información y experiencias a través de una red planetaria.

Además, con el poder difundido entre todos, con un nuevo sistema de valores no basado en dinero, y con la omnipresente transparencia, esta democracia acuariana acabará con la corrupción inherente a los sistemas jerárquicos y autocráticos.

Para ideas de como acelerar el cambio de paradigma y crear una sociedad acuariana, vayan a la página CONTACTO y llenen el formulario, pidiendo mi PLAN DE ACCION EXPRÉS PARA CAMBIAR DE PARADIGMA, completamente gratis y sin compromiso!

Hasta el próximo capítulo de mi Crónica, les deseo Feliz Cambio de Paradigma!

Dr. Jens
Encuentrenme en Facebook

SOBREVIVIENDO A LA IGNORANCIA, EL MIEDO Y LA EDUCACIÓN

Traducido del inglés por Martha Sánchez Ll.

¡Hola amigos!

Me estoy preguntando si nuestra educación debiera enfocarse más en la supervivencia. Incluso muchos de los animales más evolucionados proveen alguna forma de educación a sus crías para ayudarlas a sobrevivir. Hoy día parece que hemos perdido el aspecto de supervivencia en la educación, porque la educación en la actualidad fue diseñada por personas que no veían la necesidad de aprender habilidades de supervivencia.

En nuestra civilización, la educación formal fue diseñada para darle poder a los estudiantes en proceso de entrar a un nivel más elevado de vida social y cultural. Cualquier asunto de supervivencia que pudiera surgir, por ejemplo en situaciones de guerra o enfermedad grave, sería considerado como algo que de todas formas no podías resolver, por encima de usar tus instintos y tu sentido común. Así que debería ser dejado a los expertos entrenados especialmente para este propósito, o a Dios. Por lo tanto no tenía nada que ver con una educación normal.

Sin embargo, los tiempos han cambiado y en el mundo de hoy nos enfrentamos a nuevas amenazas de supervivencia, no sólo como individuos, sino como especie o, incluso, como parte de la vida del planeta Tierra. Y todo esto debe ser tomado en cuenta por cualquier educación que se precie de llevar ese nombre.

Entonces, ¿esto significa que estamos de vuelta a cero o al lugar en donde todo empezó en las cuevas o en la jungla?

Por supuesto que no. Los retos hoy día son MUY diferentes porque ya no consisten principalmente de una lucha por la supervivencia personal contra visibles enemigos individuales. En cambio, nuestros retos actuales de supervivencia son, en su mayoría, invisibles y difíciles de identificar… nos amenazan subrepticiamente como una entidad colectiva y, ciertamente, como especie.

Todo esto es parte de nuestra entrada a la Era Acuariana y tener que vivir dentro del Paradigma de Acuario, al que también llamo el Paradigma Holístico. En virtud de los avances tecnológicos más recientes, entre los que se cuenta la habilidad de aventurarnos en el espacio, nos vemos forzados a entendernos con nuestro planeta como un todo, como un sólo sistema dinámico.

Las amenazas de supervivencia hoy día ya no están limitadas a rivales humanos o bestias de caza en la selva o los caprichos de la naturaleza (huracanes, inundaciones, terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas). Hoy, nos enfrentamos a amenazas provenientes no solo de armas químicas, biológicas y nucleares, también de plantas nucleares, de desastres ecológicos, de contaminación ambiental, de una equivocada ingeniería genética, de una mala ciencia médica, y otras más.

En la actualidad ya no se trata de estar atentos a sonidos o señales de bestias o enemigos que se acercan, o aprender a volvernos invisibles o a encontrar un lugar seguro para escondernos.

Nuestros retos hoy día son mucho más complejos y demandantes, como estar conscientes de las amenazas invisibles de radiación, de contaminación, de químicos venenosos, medicamentos e incluso alimentos o bebidas que obtenemos en nuestros supermercados y restoranes, o amenazas a nuestra libertad, a nuestros derechos humanos y a nuestro derecho al libre intercambio de información y libre expresión de nuestros pensamientos y estilo de vida preferido.

No podemos confiar en nuestras autoridades para que nos adviertan o simplemente nos digan la verdad… si tan solo se pudiera determinar lo que es la Verdad. Además, NO existen verdades sagradas que no deban ser cuestionadas o retadas. En mi opinión, el punto central de una buena educación es implementar el espíritu de la libre investigación, de cuestionar todo tipo de información, todo tipo de suposiciones, toda “vieja verdad” y, especialmente, todo tipo de artículos de fe.

Si nos encontramos con la actitud de que es peligroso retar o cuestionar una “verdad” o un dogma -sin importar qué tipo de peligros involucra- y, especialmente, si nos amenazan cuando los retamos, entonces todas las campanas de alarma debieran empezar a sonar, y debiera ser obvio para todos (con una mente clara) que algo sospechoso está teniendo lugar. Forzar a las personas a hacer o a pensar algo a través de amenazas es un procedimiento de la Mafia.

Y esto me trae al tema del miedo. El miedo ha sido el medio más común de controlar cualquier población y cualquier oposición a través de la historia.

Creo que el miedo está enraizado profundamente en la ignorancia. Si tuviéramos un completo e ilimitado conocimiento de todo, entonces no habría necesidad ni, ciertamente, posibilidad alguna de miedo. Porque, entonces, siempre sabríamos cómo evitar cualquier situación que pudiera provocarnos miedo o sabríamos cómo resolver cualquier problema que pudiera crear miedo en nosotros.

Así que, si la ignorancia es la raíz del miedo, ¿cómo lo eliminamos? Elemental, mi querido Watson: eliminando la ignorancia, ¿cierto?

Y, ¿cómo eliminamos la ignorancia? Mediante la educación… tan simple como eso.

Mi entendimiento es que la mayoría, si no todos los crímenes, son motivados por algún tipo de miedo, a saber: miedo a la pobreza, al descuido, a la carencia, al rechazo, etc. El miedo puede ser activo en el sentido de que tenemos miedo de una amenaza material. Pero también puede ser pasivo en el sentido de que tenemos miedo de carecer de algo, de no tener suficiente, de no ser amados, respetados, considerados, o no estar en control.

En la mayoría de los casos, el miedo también es causa de violencia. Pega primero por miedo de ser atacado. Ataca para robar, por miedo a la escasez o a la pobreza. Golpea a alguien por miedo de perder poder sobre aquella persona, o por miedo de que esa persona te abandone o vaya en contra tuya. En esta última instancia, al usar la violencia instalamos el miedo en la otra persona como una forma de mantener el control, pero esto, a su vez, fue causado por nuestro propio miedo de perder control. Y, como percibo que todos estamos de acuerdo, la violencia alimenta más violencia y genera un círculo vicioso o un espiral de una nueva y más poderosa violencia. Como señalaron tanto Mahatma Gandhi como Martin Luther King, un ojo por ojo da como resultado que todo el mundo quede ciego.

Algunas veces –debido a factores psicológicos humanos- un miedo puede contraponerse a otro, y ciertos miedos pueden ser más fuertes que otros, por ejemplo: el miedo a la escasez puede ser para algunas personas más fuerte que el miedo de ser descubierto y enviado a prisión y, por tanto, conduce al robo. Luego, el miedo de ser enviado a prisión puede provocar que el ladrón mate al oficial de policía u otra persona que lo sorprendió robando.

Para terminar con esta línea de pensamiento, encontramos que la mayoría de los males de nuestra sociedad pueden ser reducidos a algún tipo de miedo, que es causado por la ignorancia (en un amplio sentido), lo que significa una falta de conocimiento o percepciones, las cuales, a su vez, pueden ser remediadas por la educación.

Una vez que nos demos cuenta de esta simple verdad, ¿qué podemos hacer con ella? ¿Qué tal dar a la educación una prioridad mucho mayor en el gasto gubernamental? ¿Qué tal quitar dinero al ejército y darlo a la educación?

Desafortunadamente, podemos gastar cada centavo que tenemos en escuelas y maestros y no lograr nada, a menos que también reformemos el contenido y la dirección de nuestra educación de manera más profunda. Si queremos que se convierta en una herramienta efectiva en nuestra lucha contra la ignorancia, el miedo y la violencia, tenemos que re-inventar la educación para que encaje con nuestra nueva meta. Debe resonar poderosamente con el surgimiento del paradigma Acuariano. Debe convertirse en algo holístico, comprensivo y unificador, y debe dirigirse a todas las dinámicas globales, no sólo a la ecología y la economía, sino también a los valores culturales y religiosos y a los factores psicoemocionales inherentes en la especie humana. Si, se trata de un enorme esfuerzo, y un valioso reto para este nuevo Paradigma Acuariano.

Por lo tanto, si la respuesta a nuestros problemas es una mayor y mejor educación ¿por qué los gobiernos no están haciendo más para lograr este objetivo? La respuesta más simple y más obvia sería: la ignorancia de parte de aquellos que son responsables. Ellos simplemente no comprenden la importancia de la educación y cómo tiene influencia en cada aspecto de la sociedad ahora y mucho más allá en el futuro.

No obstante, me temo que quizá pueda haber una razón mucho más siniestra: aquellos que detentan el poder han utilizado -a través de la historia y de manera intencional- el miedo para controlar y manipular a la población. Por ende, no quieren que venzamos nuestros miedos. Y debemos recordar que el poder de ellos –y los beneficios que reciben por ello- peligrarían el día en que la población sea educada y lo suficientemente astuta para ver a través de la bruma de sus políticas y exigir cuentas. Las guerras norteamericanas contra el cáncer, las drogas ilícitas, la pobreza, el terror, el SIDA, etcétera, son ejemplos típicos de dichos juegos político-financieros que utilizan el miedo para promover escondidas agendas truculentas, y para distraer la atención de la gente de la realidad que existe detrás de ellas.

¿Acaso subrayé de manera exagerada el aspecto de la supervivencia a través de la educación? Bueno, por supuesto que la educación debe ser sobre más que la supervivencia, mucho más, pero sin la supervivencia no existe ninguna necesidad, ni ningún uso de una educación superior para ayudarnos a mejorar las condiciones de vida y desarrollar cualidades de vida más finas, culturales y espirituales. Así que, quizá sea una buena idea empezar con la supervivencia, ¿no crees?

Para mí, no existe duda alguna respecto de la meta final de la Humanidad: que es la evolución espiritual hacia una participación consciente en la Creación constante. Por lo tanto, esto debería también ser la meta final de nuestra educación.

Sin embargo, por ahora seamos más prácticos y conformémonos con una escuela que enseñe las habilidades de supervivencia para el mundo moderno, para la aldea global, para la sociedad de tecnología informática (IT), y ahora uso la palabra ‘habilidades de supervivencia’ en un sentido diferente y mucho más amplio que antes: quiero decir, la habilidad de ganarse la vida y organizar una existencia materialmente satisfactoria y que, además, nos llene espiritualmente, en cualquieras condiciones.

Quizá tengamos tentación de enfocarnos en la habilidad del Paradigma Acuariano para equiparnos con recursos técnicos nunca antes imaginados y apoyar sistemas que nos permitan elevar nuestro estándar de vida y vivir rápidamente y de manera más confortable. Pero el paradigma acuariano también exige algo más, algo que es nuevo para la mayoría de nosotros.

Ahora estoy hablando de la necesidad de ampliar nuestros horizontes mentales más allá de los límites materiales del viejo paradigma. La necesidad de elevarnos a un nivel holístico más elevado, a una conciencia científica y aprender a honrar la invisible realidad de la energía y la información desde donde toda realidad visible es creada. Ese es el gran reto de la educación para la Era Acuariana. Si superamos ese reto, entonces podemos contemplar un futuro sostenible, pacífico y próspero, y a la vez plenamente espiritual.

¡Por supuesto que podemos!

Dr. Jens