CRONICA DEL CAMBIO DE PARADIGMA – CAPITULO TERCERO

DESARROLLO DEL PARADIGMA DE ACUARIO – DESCUBRIMIENTOS Y TECNOLOGÍA

En primer lugar quiero reiterar que al hablar de un paradigma me refiero a una manera de percibir el mundo que pone límites a lo que creemos posible y que, a través de la cultura, religión y tradición, determina nuestro modo de interpretar o vivenciar lo que registramos con nuestros sentidos. Estamos en el comienzo del paradigma de Acuario, también llamado el Paradigma Enterizo o de Entereza, que marcará con su influencia los próximos 2000 años. Hay un período de transición de unos cientos de años para que este nuevo paradigma se establezca definitivamente, y ese período comenzó ya en el siglo 18.

En la misma época que vió la declaración de independencia de los EE UU y la revolución francesa, comenzó una revolución técnica. La fecha clave fue tal vez 1769 cuando el escocés James Watt perfeccionó la máquina a vapor para uso industrial. A raiz de aquel invento empezó la llamada era de industrialización, con su automatización y fabricación masiva.

A medida que el nuevo paradigma avanza hemos visto desarrollarse los siguientes fenómenos: Rápidas comunicaciones a través de grandes distancias, por una parte con tren, automóviles, aviones y naves espaciales, y por otra parte con el telégrafo, teléfono, radio, televisión, con las computadoras, el fax, teléfonos celulares satelitales, correo electrónico, etc. Al mismo tiempo hemos visto como la sociedad en general está cada vez más servida por la electricidad y la electrónica.

En todo esto hallamos una tendencia hacia la unión y coordinación de los seres humanos, organizaciones y países en sistemas o conjuntos cada vez más abarcativos y complicados. Una de las olas acuarianas más poderosas hasta el momento nos dio la década del 90 con su explosión del fenómeno informático, principalmente Internet y telefonía móvil. Durante el mismo decenio surgió también la colaboración internacional respecto a la ecología, y la investigación espacial se encontró nuevamente en el centro de la atención.

Tal como se esperaba por quienes han seguido la oleada rítmica, la reacción opuesta luego de la década de la informática fue también más fuerte que lo habitual. Esta reacción se manifestó a través de la ascención a la presidencia de EE UU por George W. Bush en 2001, y todo lo que ello acarreó, entre otras cosas el 11 de septiembre y las guerras con Afganistán e Irak.

Durante la primera década del siglo 21, las fuerzas reaccionarias con su centro de gravedad global en el gobierno federal de los EE UU han hecho todo lo que han podido para combatir el Paradigma de Acuario y todo lo que este representa. Pero, tal como señalara Víctor Hugo, el autor francés del siglo 19, la totalidad de los ejércitos del mundo no pueden detener una idea cuyo tiempo ha llegado, y ya ha empezado una nueva ola de Acuario, que seguramente será aún más revolucionaria que la de la década de los 90.

Gracias a la globalización, se difunde las nuevas tecnologías rápidamente en todo el mundo. La globalización es en si un típico fenómeno de Acuario, y como tal ha llegado para quedarse. Esto significa una perspectiva planetaria que sobrepasa todas fronteras junto con una visión holística en general. La globalización, a semejanza de la energía y el dinero, es en sí neutral y puede ser utilizada por quienquiera para bien o para mal. En el próximo capítulo comentaré sobre el porqué de las fuertes protestas contra la globalización. El condenar la globalización porque se está utilizando de una manera no deseable, es como condenar la televisión como tecnología, sólo porque se utiliza para distribuir propaganda mentirosa o películas que instan a la violencia.

Otra expresión típica del nuevo paradigma es la transparencia. Bajo el Paradigma de Acuario todo llegará, tarde o temprano, al conocimiento del público. Uno de los resultados más importantes de la transparencia es que dificulta la manipulación, la corrupción y la hipocresía, particularmente en los políticos. Otro resultado muy importante es que los conocimientos y las nuevas tecnologías no podrán nunca más, como en el pasado, mantenerse secretos para máximo beneficio de algunos pocos, sino que ahora se convertirán rápidamente en propiedad pública, lo cual contribuirá a un desarrollo más rápido. Lo que puede llegar a constituir un peligro, como cuando las instrucciones para fabricar bombas, inclusive bombas atómicas, circulan libremente en Internet. Por lo tanto tenemos que responder, asumiendo la mayor responsabilidad que esto nos exige.

Por otro lado, la transparencia produce un efecto social positivo cuando se la practica, por ejemplo, en programas de TV, tipo Oprah Winfrey. Me refiero a entrevistas voluntarias con gente enferma o marginada, o de preferencia sexual diferente a la norma impuesta por la religión, para mostrar a los espectadores que los que comparten la condición destacada no están solos con su problema o su situación.

El hipócrita tabú durante el viejo paradigma para tratar ciertos temas, y la condenación social de una serie de fenómenos y comportamientos que de hecho son normales y de frecuente ocurrencia, condujo a que muchos llegaran a considerarse desviados y a sentir culpa, cuando en realidad estaban acompañados por una multitud de otros seres humanos, completamente normales.

De este modo el nuevo paradigma Acuariano siembra mayor tolerancia para las diferencias y desviaciones entre las personas, lo cual es una de sus características fundamentales.

En el próximo capítulo voy a presentar algunos ejemplos de como el paradigma de Acuario influye en el mundo de los negocios, y en la cultura de trabajo de las empresas. También voy a hablar más de la transparencia y de la globalización.

Hasta la próxima, entonces –
Les mando saludos cariñosos –

Dr. Jens

CRONICA DEL CAMBIO DE PARADIGMA – CAPITULO SEGUNDO

NACIMIENTO E INFANCIA DEL PARADIGMA DE ACUARIO

Un paradigma es un concepto que fija los límites de aquello que creemos posible y que, a través de la cultura y tradición, determina nuestro modo de interpretar o vivenciar lo que registramos con nuestros sentidos. Nos encontramos precisamente ahora en medio del más dramático cambio de paradigmas en la historia de la humanidad. Estamos en el comienzo de la era de Acuario, que durará más de 2000 años y tiene un período de transición de algunos cientos de años para reemplazar el antiguo paradigma y establecerse en forma definitiva en todas las áreas.

Ningún proceso natural se desarrolla linealmente ni con pareja velocidad o aceleración. A similitud de lo que ocurre con otros procesos naturales el nuevo paradigma se desarrolla cíclicamente por ondas u olas rítmicas. Para ilustrar este proceso acudiré a una similitud. Imaginemos que nos encontramos al borde del mar, en una playa, un tranquilo y hermoso día, mientras sube la marea. Vemos como una ola moja la arena de la playa para después retirarse. Inmediatamente después le sigue una nueva ola que llega un poco más lejos, para también retirarse. La siguiente ola llega un poco más lejos todavía, y al retirarse se queda más arriba que la anterior. De este modo, la línea de la marea irá avanzando lentamente hasta alcanzar lo más alto de la playa.

Pero las olas no solo tienen distintos tamaños y duración. También varían de forma, y con su único y diferente diseño fractal, cada ola cubre durante su avance diferentes partes de la playa, a diversas alturas. Esto equivale al hecho de que un nuevo paradigma avanza más rápidamente en algunas áreas que en otras, más dentro de ciertas categorías profesionales o sociales que en otras, y en ciertos países más que en otros. Cada tanto sucede que una ola avanza menos que su predecesora, y retorna más rápidamente. También sucede de vez en cuando que una ola extra grande alcanza mucho más lejos que las anteriores y las que siguen, mojando la arena seca más arriba y dilatandose antes de retirarse. El resultado es, de todos modos, que el agua llega a cubrir cada vez más de la playa, hasta que la marea llegue a su máximo nivel.

Mi análisis histórico del desarrollo social, político y técnico desde la mitad del siglo 18, pone en evidencia que a partir de entonces el Paradigma de Acuario ha avanzado en oleadas, cada una de unos diez años de duración. Después de cada oleada viene indefectiblemente una reacción o retroceso durante la próxima década, equivaliendo a la fase en el proceso de la marea en la cual las olas se retiran antes de la próxima ola más grande.

El paradigma de Acuario tiene dos aspectos diferentes. Uno es de carácter social, basado en el principio de igualdad. Este aspecto se manifiesta entre otro a través de la democracia, la seguridad social y la ayuda a países en desarrollo. El otro aspecto se manifiesta típicamente en innovaciones en general y particularmente en las áreas de electricidad y electrónica.

La primera oleada notable del Paradigma de Acuario se manifestó en la década de 1770 con la rebelión contra el poder colonial de Inglaterra en América y la declaración de independencia de Estados Unidos. Esta ola aparentemente duró casi dos décadas para incluir la revolución francesa en 1789. Pero después llegó la reacción, durante la cual se retiró el agua de la marea. En Europa Napoleón asumó poder dictatorial y se coronó emperador, emprendiendo la conquista de tantos países como le fuera posible. Un desarrollo, por lo tanto, totalmente opuesto a la revolución popular que lo había llevado al poder. En los Estados Unidos los estados esclavistas del sur adquirieron una posición de predominancia, y los autores de la independencia americana, con sus ideas acuarianas pasaron a segundo plano durante un tiempo.

Luego, el desarrollo prosiguió en olas de más o menos una década cada una. Durante las avanzadas se abolió la esclavitud, se consolidó la democracia, se instituyó el derecho universal al sufragio, primero para los hombre y después también para las mujeres, y un sistema impositivo se desarrollo para la distribución de los ingresos, la introducción de la educación escolar para todos, asistencia médica, ayuda social y otros beneficios. Además surgió la idea de la colaboración internacional a través de diferentes organizaciones multinacionales. Más adelante se introdujo la ayuda a países en desarrollo, no solo bilateral sino con coordinación global via instituciones como las Naciones Unidas con sus diferentes agencias.

Suecia fue un país pionero en lo que a igualdad, democracia y política social se refiere. Su moderna prosperidad, además, se basa en inovaciones en alta tecnología. Así que no sorprende que ha sido tradicionalmente considerada por la astrología como un país marcado por el signo de Acuario.